Retiro de Medicamentos


Por favor, haga clic aquí para ver una lista actualizada de las notificaciones sobre el retiro de medicamentos.

¿En qué consiste el retiro de medicamentos?
La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) quiere asegurarse de que los medicamentos que tomamos son seguros. Una vez que un medicamento está en el mercado, la FDA junto con las compañías farmacéuticas siguen supervisando el medicamento para evitar problemas imprevistos. Si se identifica un problema, o la seguridad del medicamento causa alguna inquietud, se inicia el proceso de retiro. La FDA enviará notificaciones a los proveedores de atención médica, a los hospitales y a los mayoristas, para informarles que un determinado medicamento será retirado del mercado. El retiro de medicamentos ocurre cuando se retira un medicamento del mercado porque es defectuoso o potencialmente perjudicial.
 
Se puede emitir una orden para retirar un medicamento en los siguientes casos:
Representa un peligro para la salud: Si existe algún riesgo de salud asociado con el medicamento.
Está etiquetado incorrectamente o mal empaquetado: Si existe un problema con la herramienta de dosificación que viene con el medicamento.
La fabricación es defectuosa: Si existen defectos relacionados con la mala calidad, impurezas o si la potencia del medicamento elaborado por el fabricante es incorrecta.
 
La FDA califica los retiros de acuerdo con la gravedad de amenaza a la salud pública en tres categorías:
Retiro Clase I: una situación en la que existe una probabilidad razonable de que el uso de un producto o la exposición a un producto que infringe las normas ocasionará consecuencias graves y adversas para la salud, o incluso la muerte.
Retiro Clase II: una situación en la que el uso de un producto o la exposición a un producto que infringe las normas podría ocasionar consecuencias temporales o consecuencias adversas reversibles o cuando la probabilidad de consecuencias adversas serias de salud es remota.
Retiro Clase III: una situación en la que el uso de un producto o la exposición a un producto que infringe las normas no podría ocasionar consecuencias adversas para la salud.
Si usted está tomando un medicamento que fue retirado del mercado, lleve el suministro de este medicamento a la farmacia para reducir el riesgo de contraer una enfermedad o sufrir una lesión. También puede hablar con sus proveedores de atención médica sobre cuáles son las acciones correctas a seguir.